Hace aproximadamente un año, el 22 de septiembre de 2019, la Iniciativa Financiera del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP FI) presentó los Principios de Banca Responsable que fueron suscritos por instituciones financieras de diferentes países.

Desde nuestro Grupo hacemos un balance muy positivo de este primer año de actividad. Por nuestra parte, hemos elaborado un plan de acción que contempla la revisión y análisis de la relación de nuestro modelo de negocio y actividad con la Agenda 2030, y hemos identificado las áreas de impacto más significativas. También hemos impulsado otras iniciativas financieras, como son nuestros marcos de referencia para la emisión de bonos verdes y bonos sociales, la paulatina integración de los riesgos climáticos en la gestión global del riesgo, el avance en el análisis del nivel de carbonización de la cartera de crédito, o la integración de los informes de sostenibilidad en grandes operaciones corporativas.

Todo esto, siempre con la vocación de implicar cada vez más a nuestros grupos de interés, que deben convertirse en parte protagonista y necesaria para una correcta implementación en nuestro Grupo de los Principios de Banca Responsable.

Nos queda un largo camino por recorrer. En nuestro caso, a partir de nuestro compromiso con un modelo de banca cooperativa para las personas, preocupada por su entorno y bajo un modelo de negocio sustentado siempre en los principios de la economía social y solidaria.