Inclusión financiera

Desde sus orígenes, una de las razones de ser de  las Cajas Rurales ha sido la lucha por evitar la exclusión financiera que especialmente soportaban colectivos de zonas rurales. En este sentido el Grupo Cooperativo Cajamar, ha seguido siempre fiel a sus  inspiraciones fundacionales, manteniendo este compromiso con las clases sociales más propensas a sufrir exclusión financiera.

Para la consecución de este objetivo, el Grupo define de forma expresa una política de inclusión financiera que contempla diferentes líneas de actuación que, por su transversalidad, deben estar presentes para el conjunto de la entidad. El desarrollo y coordinación de esta Política de Inclusión Financiera del Grupo Cooperativo Cajamar corresponde al Comité de Gestión Ética y Responsabilidad Social.

Otras medidas destacables en el ámbito de la exclusión financiera son las adoptadas para la protección del deudor hipotecario y las fórmulas desarrolladas en el mundo rural. Estas iniciativas contribuyen a fomentar  un modelo de negocio sostenible e inclusivo,  que el Grupo Cooperativo Cajamar lleva a cabo en consonancia  con su misión, visión y valores.

 


Medidas de protección del deudor hipotecario.

Una de las consecuencias de la crisis económica en España fue el notable aumento de personas desempleadas. Uno de los colectivos que más dramáticamente sufrió las consecuencias fueron las familias  que se encontraron, ante la falta de empleo y de ingresos,  sin la posibilidad de hacer frente al pago de las hipotecas y alquileres de sus viviendas habituales.

Medidas de protección del deudor hipotecario

La alarma social generada por el incremento en el número de desahucios, derivó en medidas adoptadas por las diferentes administraciones públicas, especialmente sensibles a este fenómeno.

El Grupo Cooperativo Cajamar, siempre se ha mostrado  especialmente proactivo a la hora de buscar posibles soluciones, genéricas y caso a caso, para evitar situaciones de desahucio entre sus clientes.

 


Exclusión financiera en el mundo rural.

La prestación de servicios y profuctos financieros en zonas con problemas de acceso, así como la reinversión de los beneficios en los lugares de origen, benefician la generación de empleo y reduce el éxodo de personas hacia zonas urbanas. Todo ello favorece la vertebración económica, social y territorial a las que el Grupo Cooperativo Cajamar contribuye con su vocación de apoyo al sector agrario y, por extensión, a la industria auxiliar de la agricultura y a la industria agroalimentaria. Proporcionar servicios y productos financieros en zonas con problemas de acceso, así como  la reinversión de los beneficios en los lugares de origen, benefician la generación de empleo y reduce el éxodo de personas hacia zonas urbanas. Todo ello favorece la vertebración económica, social y territorial  a las que el Grupo Cooperativo Cajamar contribuye con su vocación de apoyo al sector agrario y, por extensión, a la industria auxiliar de la agricultura y a la industria agroalimentaria.

Por todo ello, el Grupo es consciente de que debe buscar fórmulas innovadoras para gestionar el negocio en municipios escasamente poblados y compatibilizar la búsqueda de niveles superiores de eficiencia exigidas por el mercado y reguladores,  con medidas efectivas de lucha contra la exclusión financiera.

agentes

Fruto de esta política llevada a cabo por la entidad, un 31,61% de los puntos de venta del Grupo Cooperativo Cajamar se ubica en núcleos poblacionales de menos de 5.000 habitantes, dando cobertura al 76,97% de la población en dichos núcleos.

presencia rural

Volver a arriba