Desarrollo profesional y formación

El crecimiento y el desarrollo profesional en Grupo Cooperativo Cajamar se concibe desde la perspectiva de la responsabilidad en la creación constante de medidas y la anticipación de necesidades formativas y de desarrollo profesional del Grupo que converjan con las expectativas profesionales y desarrollo del colectivo de empleados.

F1

En 2017, se ha continuado con la implementación del programa de gestión del talento conocido con el nombre de CULTIVA. Se trata de un sistema de desarrollo profesional que, teniendo presentes los principios y valores del Sistema Ético del Grupo Cooperativo Cajamar, permitiendo establecer un

nuevo modelo de clasificación profesional, tiene como uno de los objetivos fundamentales definir con criterios más rigurosos los planes de carrera y construir el modelo de evaluación que permita asentar los planes de desarrollo. Cultiva es el proyecto de referencia del Grupo para el desarrollo profesional, la gestión del talento y la adaptación de las personas al cambio y a los nuevos retos a los que ha de hacer frente la entidad. Cultiva viene a adaptar a una nueva realidad la tradicional evaluación del desempeño, y nace con el objetivo prioritario de diseñar el modelo global de desarrollo profesional del Grupo. El objetivo final del proyecto es el diseño de planes de carrera, que se irán dibujando una vez analizado el perfil personal de cada profesional.  Paralelamente la formación continua sigue siendo uno de los pilares en la capacitación y adaptación al cambio de los profesionales del Grupo. De hecho, en 2017 recibieron 542.269 horas de formación un total medio de 5.895 empleados.

Realizada la primera fase en 2015 con la realización de talleres de trabajo en los que participaron más de 180 profesionales de oficinas y servicios centrales, en 2016 se abordó una segunda fase a través del Modelo de Conversaciones para el Desarrollo. Dicho modelo parte del autodiagnóstico acerca de la percepción personal y la evaluación del resto del equipo en un sentido tanto ascendente como descendente.  Se fundamenta en la importancia de mantener conversaciones entre responsables y miembros del equipo sobre cómo ha transcurrido el año, sobre el rendimiento, situación de equipo, cumplimiento de expectativas, generación de compromisos futuros, etc. En definitiva, conversar para saber en qué podemos mejorar.  Conocer y valorar el hoy, para apostar por un camino a futuro, que teniendo como punto de partida nuestro desempeño actual nos ayude a alcanzar un mejor desarrollo personal y profesional de nuestro trabajo dentro de la Entidad. Para ello, se establecen además compromisos mutuos construyendo itinerarios de mejora profesional.

El Grupo Cooperativo Cajamar es consciente de la importancia de las certificaciones de sus profesionales y la necesidad de una especialización y formación continua. En este sentido cabe destacar la importante labor que viene desempeñando la Escuela de Formación Financiera del Grupo, responsable de preparar, examinar y acreditar en los distintos niveles a los empleados.

F2

F3

La certificación obtenida es un elemento esencial ya que determinará el tipo de servicio que se puede realizar, según la segmentación del cliente y las características y posibles riesgos inherentes al producto.

El Grupo Cooperativo Cajamar considera de capital importancia sensibilizar y formar al conjunto de la plantilla en materia de sostenibilidad, banca responsable y responsabilidad social corporativa. De ahí que en 2017 se haya seguido implementando el módulo de RSC, incluyendo formación relativa al Sistema Ético de Gestión, la sostenibilidad y los códigos éticos de referencia del Grupo.

En cuanto al importe de ayudas públicas recibidas para la formación en 2017, procedente de la Fundación Tripartita, ascendió a un crédito validado total de 810.782,92 euros y a un total bonificado de 612.581,40 euros (75,5 % de crédito bonificado) para la realización de 386 grupos de acciones formativas con un total de 6.156 alumnos (2.878 empleados).

F2

Volver a arriba