Los ODS y el principio de universilidad

ThinkstockPhotos-482461333Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) nacen con un mayor alcance y con una más robusta base participativa que los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Pero, sobre todo, incorporan como auténtica novedad un principio que va a ser fundamental para entender el cambio de estrategia que incorpora la Agenda del Desarrollo Sostenible en el horizonte del año 2030. Nos referimos al principio de universalidad. El principio de universalidad hace referencia al hecho de que los ODS afectan a todos los países por igual, con independencia de su nivel de desarrollo; y les afectan tanto en las acciones como en sus propios resultados.

Si los ODM estaban orientados fundamentalmente a los países en desarrollo y a los gobiernos, participando las empresas como meros donantes, los ODS aspiran a promover un avance sustancial en materia económica, social y ambiental incorporando a la iniciativa a todos los países e implicando como nunca al sector privado (especialmente a las empresas) como actor fundamental en la consecución de los 17 ODS y de sus 169 metas. Estamos hablando de las conocidas alianzas público-privadas.

El tema de la universalidad es, por tanto, un avance sustancial en la concepción del concepto de sostenibilidad, aunque, si bien es cierto, se trata de un concepto no exento de complejidad, riesgos e incertidumbre. Si la pobreza es un problema multidimensional, entonces no es algo exclusivo de los gobiernos. Hay que pensar en nuevos actores: empresas, universidades, organizaciones no gubernamentales, etc. La crisis económico-financiera y el incremento de la desigualdad está propiciando que los países desarrollados se hagan nuevas preguntas sobre la pobreza y la exclusión, así como de la forma en que se están manifestado estos fenómenos entre su población y en su propio territorio.

El pasado día 5 de julio de 2016 tuvo lugar en Madrid uno de los cinco talleres (Workshop de universalidad de los ODS: “La contribución de la empresa privada en una agenda universal para el dearrollo sostenible”) que van a tener lugar este año en distintas regiones del mundo (2 en Colombia, 1 en EE UU, 1 en Nairobi y otro en Madrid), teniendo como eje central el concepto y principio de universalidad aplicado a los ODS y a la Agenda de Desarrollo Sostenible. A dicho taller fueron invitadas empresas tan relevantes para la economía española como, entre otras, Repsol, Acciona, Telefónica, Banco de Crédito Cooperativo, Ebrofoods o Ferrovial. Los talleres han sido promovidos por el Fondo para los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, es decir, el Fondo que tiene como objetivo fundamental la consecución de los ODS y que cuenta con dos estrategias novedosas para el modus operandi habitual del Organismo multilateral. Por un lado se trata de un Fondo interagencia, es decir, un Fondo que pretende poner a cooperar a las distintas agencias de Naciones Unidas (FAO, Unicef…) para la consecución de un mismo fin. Y por otro, pretende romper con la idea de desarrollo de base paternalista a través del concepto de fondo de contrapartida. A tal efecto, por cada euro que invierte el Fondo, la contraparte sobre el terreno se compromete a invertir la misma cantidad.

Si lugar a duda, estos cambios van a añadir profundidad, multidisciplinariedad, multidimensionalidad, transversalidad y eficacia al proceso de consecución de los ODS. Y así lo han visto aquellas empresas más dinámicas y más concienciadas a la hora de integrar la sostenibilidad en el corazón de su negocio. Muchas de ellas, como el Banco de Crédito Cooperativo, ya han elaborado o están elaborando un análisis de materialidad para identificar aquellos ODS a los que pueden contribuir con su actividad fundamental. Si lugar a dudas, es un paso fundamental que deberá complementarse con nuevas métricas y nuevos instrumentos de medida que permitan valorar el alcance de lo que se va consiguiendo. En concreto, las empresas españolas están muy bien posicionadas en materia de ODS, por lo estamos convencidos de que, desde España, van a salir importantes iniciativas que van a ser determinantes para la consecución de los mismos.